Mesas de Ping Pong usadas

Las mesas de ping pong usadas pueden ser una gran alternativa a la hora de ahorrar. El ping pong tiene la característica de que es un deporte muy dinámico en una superficie controlada.

Cuando compras una mesa de ping pong de ocasión debes elegir una de las más conocidas. Lo anterior se debe a que la mesa debe ser resistente y estar construida en materiales de calidad. Lo ideal en una mesa de ping pong es que pueda plegar para transportarla muy fácilmente.

Mesas de Ping Pong de Ocasión
MESAS DE PING PONG USADAS

Las mesas de ping pong usadas Slazenger, por ejemplo, están dentro de las más caras. Sin embargo, como estas mesas de ping pong son de un modelo resistente, resulta probable que puedas adquirir una de esta marca con un tiempo de uso razonable.

Esta mesa de ping pong tiene originalmente una red, dos palas de buena calidad y tres juegos de pelotas. Probablemente, si llegas a comprar una de esta marca, no recibirás las palas o las pelotas en buenas condiciones.

No te preocupes por esto porque con solo comprar un juego de pelotas y unas palas para reemplazar las que faltan será suficiente; tendrás lo más importante que es la mesa. Si la mesa está bien cuidada también será posible que la lleves a tus viajes vacacionales, o que la guardes en casa cuando no la estés usando.

Otra marca conocida de mesas de ping pong que también puede ser una gran adquisición si la compras de segunda mano es la Sport One. Comprar unas mesas de ping pong usadas de esta marcas te saldrá más barato por cuanto aunque no está hecha de materiales resistentes, es bastante estable y portátil.

Estas mesas están hechas con material elástico que recubre las partes movibles y los soportes son metálicos. La malla divisoria está integrada en el modelo así que se pliega y se guarda completa.

¿Por qué comprar mesas de ping pong usadas?

El ping pong es uno de esos deportes que te atrapan enseguida por su versatilidad y dinamismo. No se necesita ser un experto para divertirte una tarde con tus amigos, o pasarla bien jugando ping pong en la playa mientras llevas algo de sol.

En estos casos, lo mejor es optar por una mesa de ping pong de segunda mano porque lo indispensable será que se pueda plegar con facilidad para guardarla en el coche. Seguramente, podrá ser usada por jóvenes y niños por igual.

Las mesas de ping pong nunca pasan de moda. Cuando tengas tu mesa de ping pong te sentirás renovado y comprometido a practicar y ejercitar un rato cada día, hasta que comiences a jugar mejor. El ping pong requiere que los participantes puedan concentrarse y moverse con rapidez al jugar. Por lo tanto, es un deporte ideal para jóvenes al igual que para adultos y niños.

El ping pong es una buena alternativa para realizar una actividad deportiva beneficiosa para el organismo. Si al comprar tu mesa de ping pong usada no viene con los accesorios, puedes conseguir sitios en línea que te darán buenos precios. Los precios de este deporte no son tan elevados como otros deportes, por lo tanto, es muy popular.

Y por supuesto, dentro de este mercado de segunda mano, podremos encontrar modelos de todos los tipos y marcas, como por ejemplo:

Cómo comprar mesas de ping pong de segunda mano

Un buen comprador de artículos deportivos usados sabe qué anda buscando. Su decisión final se basará en varios detalles que hacen de la compra una excelente inversión. Quien no es ta experto en el tema, debe investigar primero y saber los requerimientos mínimos necesarios de funcionamiento de un equipo deportivo.

Además de los elementos que hacen de una mesa de ping pong un producto útil y provechoso, las necesidades, motivaciones y expectativas del comprador complementan la decisión. Antes de adquirir cualquier producto usado, ten en consideración cuáles serán las posibilidades reales en cuanto a vida útil y proporciones y dimensiones del producto.

Por ejemplo, si andas buscando una mesa de ping pong de segunda mano que sirva para que tus hijos incursionen en el deporte, las mesas que deberás tomar en cuenta deben estar ajustadas a la altura de tus hijos.

Si, por el contrario se trata que quieres disfrutar de un tiempo relajado con tus amigos y familiares en ocasiones y visitas, entonces la mesa que estás buscando debe ser resistente, tener los estándares básico del juego. Estas son algunas de las cosas que debes tener en mente.

Sin embargo, hay una lista de requerimientos básicos que son comunes a cualquier compra de las mesas de ping pong usadas. A continuación te detallamos qué buscar en relación con las características que hacen de esas mesas de ping pong algo especial.

Estructura

Cuando vayas a comprar una mesa de ping pong usada opta por revisar la estructura y el material de la mesa. Normalmente, las mesas de ping pong no están hechas para resistir las condiciones del medio ambiente y por eso es un deporte que se practica bajo techo. Si notas que la estructura metálica de la mesa está en proceso de corrosión, no la compres.

En este sentido, estos materiales metálicos pueden estar dañados y con tan solo un poco de esfuerzo se romperían, y la mesa se descuadraría. Lo mismo sucede con el material que recubre a la mesa. No vale la pena sustituir estos materiales que se han descompuesto porque la base de la mesa no está en condiciones de aguantar el uso continuo de los jugadores.

Algunas mesas de ping pong vienen con ruedas. Estos modelos traen unos frenos en cada rueda para que puedas inmovilizar la mesa mientras juegas. Si éste es el caso de la mesa de ping pong de ocasión, revisa que los frenos estén en buen estado. Este es un detalle fácil de arreglar, y puede hacer la diferencia entre una mesa de menos precio por mejor calidad.

Igualmente, como te interesa comprar una buena mesa de ping pong usada, el hecho de si tiene o no ruedas no debería importar en el momento de la selección. Las ruedas podrían ser una buena cualidad si tienes que rodar la mesa entre espacios.

Otra característica esencial es el grosor del tablero. Generalmente, quienes juegan ping pong prefieren las mesa que tienen un grosor de 25mm. El grosor de la mesa influye en la capacidad de botar la pelota. Mientras aprendes, puedes usar una de 16mm que también funcionan para botar bien la pelota.

Si te interesa convertirte en un jugador profesional de ping pong, opta por la de 25mm aunque implique un poco más de dinero. Te dará mejores resultados y estarás aprendiendo correctamente.

El soporte de las patas también es parte de la calidad de la estructura de una mesa de ping pong. Si la mesa se tambalea y es débil, no la compres. Este tipo de reparaciones puede elevar el costo de tu mesa innecesariamente.

Ten en consideración algo que parece evidente, las mesas de ping pong no se usan para colocar cosas pesadas o para permitir que los niños se sienten en ellas. Todo lo anterior debilita la estructura de tu mesa de ping pong de segunda mano.

Nivel y marca

Las marcas de las mesas de ping pong usadas solo te servirán para decidir cuáles de las mesas cumplen con los estándares de seguridad de fabricación. Este campo de productos está siendo inundado por marcas no recomendadas por la Unión Europea, lo cual significa que algunas de las características de esas mesas son consideradas nocivas e incluso peligrosas.

Antes de comprar, revisa que la marca que compres esté aprobada para que evites, especialmente, posibles accidentes con los niños. Una mesa de ping pong debe ser una diversión, no un riesgo. La tentación de comprar una más económica no te debe vencer si no ofrece la seguridad mínima en su funcionamiento.

Ahora bien, los niveles de las mesa de ping pong son indispensables. Para revisar esto, debes observar cuidadosamente que ninguna área del tablero presente deformaciones. Si esto sucede, el rebote de las pelotas se verá afectado.

Estas deformaciones se pueden deber a que las mesas están almacenadas en lugares húmedos o que se colocan objetos pesados sobre ellas. Si la compraste en buenas condiciones, cuida que el tablero de tu mesa de ping pong de ocasión no se deforme.

Otros sistemas

Hay otros sistemas que son parte del correcto funcionamiento de la mea de ping pong; su presencia aumenta el valor de la mesa aun cuando ésta sea muy económica. Entre estos sistemas se encuentra la red y los soportes. Cuando la red y los soportes vienen integrados a la mesa, no se necesita que los remuevas y lo vuelvas a colocar, haciendo más sencillo su almacenamiento y alarga la vida útil de esos componentes.

Si te compras una que no tengas soportes incorporados, por ejemplo, asegúrate que los soportes están bien colocados y que no están rayando la superficie. Entre las mesas de ping pong de segunda mano puedes conseguir una para mantener en el exterior de tu hogar. La calidad y precio de estas mesas es superior.

Antes de comprar, revisa que efectivamente los materiales no estén dañados por el exceso de agua o luz solar. Utiliza cuidadosamente tus manos para comprobar que no haya detalles peligrosos en el acabado de alguna de las partes de la mesa de ping pong. El acabado debe ser suave y liso. El bote de una pelota debe alcanzar entre 23 y 30 centímetros de altura.

Las necesidades que tengas para comprar las mesas de ping pong usadas son la clave para que garantices una total satisfacción y aprovechamiento de tu inversión. No dejes a un lado los estándares de seguridad que te brindarán mayores controles de los aspectos de las mesas que se pueden escapar a tu apreciación.

Cómo disfrutar de las mesas de ping pong usadas

Saber disfrutar del juego del ping pong es parte de la compra de los equipos necesarios para poder jugar. Otro ingrediente necesario en esta receta del éxito es el conocimiento de las reglas generales del juego. Te vamos a dejar algunas de las ideas más básicas para que la experiencia de jugar sea inolvidable para ti y los tuyos.

Lo primero es aprender a relajarse. Para jugar ping pong, tu cuerpo debe ser una extensión de la paleta de juego. Cada movimiento que des afectará y cambiará la dirección y la fuerza de rebote de la pelota. Mientras estás relajado se agudizan tu capacidad de concentración tanto visual como motríz que son claves en en un partido de ping pong.

Aprende a sacar. Si pierdes tu oportunidad en el servicio te expones a que el oponente haga una jugada y controle la pelota. Iniciar el servicio te pone en ventaja porque puedes potenciar tus fortalezas en la dirección, altura y orientación que escojas. La técnica de saque será tu mejor aliada.

El saque es un momento completamente ofensivo y debe tener toda la intención de que tu oponente no descubra el tipo de saque que harás. En ambos casos, sea quien saca o quien espera el saque del oponente, no quites la mirada de la pelota. Recuerda flexionar tus rodillas si quieres bajar al altura de tu saque, porque esta altura es la altura de contacto con el otro jugador.

Practica golpear la pelota. En el ping pong existen varios tipos de golpes que están permitidos. Entre los más comunes se encuentran el “topspin”, el “backspin” y el “sidespin”. también debes incluir el saque, los bloqueos y los remates. Es hora de practicar tus golpes.

Practica los movimientos de tus pies. Jugar ping pong implica estar en constante movimiento y atención. Aprende a desplazarte con facilidad de un lado al otro. Esto te evitará accidentes y lesiones.

Juega con inteligencia y disciplina. Dentro del ping pong la inteligencia y la disciplina tienen mucho valor. Un jugador podrá recurrir a su capacidad de observación, pero sino sabe aprovechar lo momento cruciales de la partida, no tendrá oportunidad de ganar. La disciplina te ayudará a mantener la practica continua y la preparación física necesaria para este deporte tan exigente como divertido.

Si encuentras mesas de ping pong usadas que te permitan llegar más allá, no vacile en comprar la que más te complemente. ¡Suerte!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *