Billar Redondo

El billar redondo es una de las últimas creaciones en el juego del billar. Este increíble deporte combina la perfección de las ejecuciones de sus jugadores con las habilidades de cada jugador para enfrentarse a las situaciones del juego.

Sin embargo, la idea del billar redondo data de 1889 cuando Lewis Carroll describió sus reglas. Ya para 1964 se hacían demostraciones de o que llamaron eliptipool, que era billar jugado en una tabla elíptica de un solo bolsillo.

Mesas de Billar Redondas
BILLAR REDONDO

Para 1907, la Enciclopedia Británica reportó que se introdujo una mesa oval a Inglaterra. En 1964 se patenta la idea del juego de billar redondo a nombre de Edwin E. Robinson

En el billar redondo al igual que en el billar tradicional se encuentran mezclados los cálculos matemáticos, las leyes de la física y las aplicaciones de la geometría con la capacidad motora de los jugadores para realizar rotaciones y hacer movimientos sobre una mesa.

Esta mesa tiene elementos que la hacen resistente a la deformación. Entre los elementos que se pueden encontrar en la mesa de billar destacan la superficie de juego cubierta de paño, rodeada de rieles o bandas recubiertas de materiales elásticos.

El propósito del billar es impulsar una serie de bolas mediante el uso de un taco de billar para que por medio del choque con otras bolas se logren los objetivos específicos a los cuales está diseñada cada mesa. Por su parte, el billar redondo tiene cuatro bolsillos para ingresar las bolas luego de tirar.

¿Qué habilidades maneja un jugador?

Entre las habilidades generales que se requieren para jugar billar redondo se encuentran de primera, la concentración, definida como el uso del potencial intelectual del jugador para sacar provecho de su análisis de cada jugada y las posiciones de las bolas que debe mover.

Además de la concentración, el jugador debe desplegar una gran disciplina para poder mantener el auto control y el equilibrio en cualquier circunstancia que le proponga el juego. La disciplina se desarrolla como elemento del deporte y de la competencia.

Asimismo, cada jugador debe usar una proyección de la visualización del posible recorrido de las bolas en juego, y cómo las leyes de la física pueden ponerse a su favor para ganar el juego.

El billar redondo plantea problemas nuevos cuyas reglas formarán parte del conocimiento del jugador. La maestría de estas leyes y sus probabilidades determinarán cómo el jugador hace acopio de estrategias para resolver cada reto.    

Por otro lado, el conocimiento de las reglas no es suficiente. El jugador tendrá que tener una habilidad para analizar las ventajas y desventajas de las decisiones que puede tomar en la resolución de los problemas del juego.

Aunada a la capacidad de análisis se requiere del uso de las técnicas motrices para ejecutar cada jugada de forma apropiada y acertada.

En los casos fortuitos que son la clave del billar redondo, el jugador usará su creatividad para dar respuestas únicas a las complejidades que surgen en el transcurso de la competencia, mientras desarrolla estrategias para lidiar con el estrés que pudiera crear cualquier jugada.

¿Cómo jugar billar redondo?

Las reglas del billar tradicional nos sirven para jugar al billar redondo. Se puede decir que las reglas de cómo jugar billar redondo le corresponden a Alex Bello. Para este autor el juego se lleva a cabo entre dos jugadores que deben sacar provecho a la forma de la mesa de billar y sus propiedades geométricas que ya eran familiares para los griegos en la Antigua Grecia.

Se pueden utilizar las mismas técnicas de tiro que en el billar tradicional pero los movimientos deben ser más cortos por las dimensiones de la mesa de billar.

El billar redondo se puede jugar con una bola de efectos, tres bolas de color, una mesa redonda con un solo bolsillo pequeño. Además, se puede jugar en una mesa de billar redonda con un solo agujero; o puede ser una mesa de billar redonda con todas las bolas normales de un billar tradicional.

La superficie del juego también es verde pero no hay muchas similitudes entre el juego de billar tradicional y el billar redondo. En teoría, cualquier bola que se tire en esta mesa irá directamente al bolsillo si se hace desde el punto focal. Encontrar el poco focal resulta difícil, pero una vez que descubres como calcularlo mentalmente se hará más sencillo tirar.

Es poco lo que se ha podido recopilar en cuanto a cómo se juega el billar redondo, pero la respuesta es que se lanza la bola de efecto y luego se trata de meter las bolas de colores en la mesa.

A pesar de que, aparentemente, el billar redondo es muy fácil de jugar porque de acuerdo a la elipsis que conforma la mesa siempre se coincidirá en meter las bolas en los bolsillos, las pruebas han demostrado lo contrario.

Ventajas de la mesa de billar redondo.

Entre las ventajas de la mesa de billar redondo se puntualiza que debido a que es más pequeña, se puede usar con facilidad en la oficina.

Se puede hacer rotativa para que los jugadores no se tengan que desplazar alrededor de la mesa, sino que se le puede dar vueltas o rotar la superficie de juego dejando que cada jugador escoja el mejor ángulo para sus jugadas.

En esta mesa de billar redondo los jugadores pueden ser más independientes debido a que no necesitan elementos mecánicos para hacer sus jugadas. Deberán ser muy disciplinados y creativos.   

Como es una innovación en los juegos de billar, el billar redondo ha tenido gran aceptación de parte de los jóvenes quienes quieren detectar como mejorar este tipo de juego para beneficio de todos.

El diseño es más amigable y lo precios no son tan costosos.

Desventajas de la mesa: billar redondo

Una mesa de billar redonda no permite que juegue una gran cantidad de jugadores. Lo anterior se debe a que como la superficie disminuyó es más difícil que muchas personas participen en este juego.

Gran parte de la diversión del billar se encuentra en las exigencias que nos plantea cuando vamos a realizar una jugada. Por ejemplo, poder determinar cómo es mejor atacar una serie de golpes en bolas cercanas a la bola blanca resulta un reto invaluable. Imagínate jugando. Tienes la oportunidad de golpear varias bolas pero solo una se corresponde con tu elección inicial.

Es en este momento que tu cerebro empieza a maniobrar la jugada, qué tipo de técnica te conviene, en qué lugar debes posicionarte, y cómo vas a agarrar el taco para asegurar mejor tiro. Ahora imagínate, que estás jugando billar redondo.

Sencillamente, muchas de esas cosas no son tan necesarias. El escenario ya cambió. El diámetro del billar te pondrá al alcance de tu mano casi todas las jugadas desde un solo punto. Y si el billar se puede girar, incluso ni tendrás qué moverte del punto.

Los requerimientos y la diversión del billar redondo se miden de otra manera. La anticipación de la certeza del tiro y la estrategia que debes desarrollar son parte del entretenimiento en el juego de billar redondo. Lo anterior puede significar una desventaja para cierto tipo de jugadores que prefieren moverse y ser parte del juego en una manera más activa.

Otra de las características del billar redondo es que los movimientos de los tiros deben hacerse más controlados. Se requiere de la aplicación exacta de una cantidad de fuerza para lograr que la bola blanca haga el recorrido hasta donde se quiere. Cualquier descuido o pérdida de concentración llevará a la indudable derrota ante el oponente.

Recomendaciones adicionales

Si no eres de los jugadores que puede concentrarse y jugar en espacios más limitados que una mesa de billar tradicional, entonces este juego podría no ser tu primera opción. Sin embargo, la capacidad de adaptación de los jugadores es esencial a la hora de probar suerte en otros tipos de juegos. Ciertamente, el billar redondo es una innovación de los espacios y de las estrategias en el juego del billar.

Las siguientes ideas podrían serte de utilidad en ese proceso de adaptación del que hablamos:

Controla la fuerza del tiro

Un tiro en el billar equivale a poner toda tu atención y tu fuerza en un punto de la bola que quieres golpear. Si le imprimes demasiada fuerza física a tu tiro, tienes muchas probabilidades de fallar. Mientras más suave sea tu forma de jugar, mejor control tendrás del movimiento de las bolas.

No uses efectos en tu tiro

Cuando te dedicas a usar un efecto en tu tiro te concentras en varias cosas a la vez para que el efecto deseado salga correctamente. Este tipo de concentración desvía tus energías del objetivo final que es lograr el golpe que quieres en la bola indicada.

Si tan solo golpeas la bola directamente, la misma se moverá suavemente en la dirección esperada sin dar giros especiales. Al jugar sin efectos especiales concentras toda tu energía en golpear de manera exitosa la bola.

Trata de barrer la mesa de billar redondo

Para barrer la mesa de billar redondo lo que debes hacer es ubicarte en cualquier posición de la mesa que se necesite para poder hacer el tiro de una forma cómoda y eficiente. Cuando juegas billar redondo, las dimensiones de la mesa son menores. No todas las mesas de billar redondo giran, así que mueve tu cuerpo y enfoca la bola mientras planificas la jugada que harás.

Controla el movimiento de la bola blanca

La bola blanca tiene mucho trabajo en una partida de billar. Cuando no planificas tu jugada con cuidado tiendes a dejar correr la bola más de lo necesario y terminas perdiendo oportunidades. Más que controlar la fuerza de jugada, en este espacio te proponemos que controles la distancia que la bola se debe mover.

Sé asertivo

Jugar billar puede convertirse en un espectáculo para los demás y para ti también. La emoción del momento, la posibilidad de ganar, la dificultad del tiro se pueden combinar en un instante en el que pierdas el control de tu jugada efectiva al ejecutar una pirueta especial. Esta distracción te puede costar la partida.

No dejes tu jugada al azar

Como el billar no es un juego de azar, no esperes resultados mágicos en jugadas improvisadas. Entrenar puede ser la mejor manera de apoderarte de lo que sucede en tu mente y en tu cuerpo durante la realización de un tiro. La jugada más fácil es la mejor, pero si no estás preparado, hasta la jugada más fácil te saldrá al azar.

Visualiza el punto de ataque

Aplicar la fuerza del taco en un tiro te hace enfocar y determinar cuál es el mejor punto para golpear. Tu postura corporal puede afectar la dirección de la bola blanca. Sin embargo, la altura del golpe que des con el taco en la bola producirá efectos en la misma. Si golpeas en la parte inferior al centro la bola girará hacia atrás; si golpeas por encima del centro el giro será en sentido contrario. Conclusión: golpea en el centro para que el movimiento sea uniforme y controlado.

Cuida el taco

En la medida en que jugamos podemos olvidarnos de la función del taco. El taco es el que está en contacto con la bola en el tiro. Si lo agarras con demasiada fuerza, no podrás dirigir su impacto. deja los dedos de la parte trasera separados. Aplica tiza al taco para tenga agarre en cada golpe. La comunicación de tu cuerpo con el taco debe ser fluida. Relájate y concéntrate.

No existen limites para la creatividad del ser humano. La historia del billar nos demuestra lo efectiva que es la motivación para que surjan formas más eficientes e innovadoras de divertirse y disfrutar. El billar redondo es una de estas invenciones que hacen uso de los conocimientos de la humanidad.

Si dentro de tus posibilidades se encuentra el tener acceso al billar redondo, no dejes de intentarlo. Quizás descubras que tienes muchas habilidades para este tipo de calculo geométrico implícito en el juego. Y si no fuera así, tampoco debes preocuparte, pues siempre puedes recurrir a alguno de los modelos más convencionales que hay en el mercado, como:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies